18 años

Cosmos

Mi relación estable más larga: la que tengo con Usagi Tsukino. Ayer acabé de leer los 52 libritos de manga y tengo que decir que es majestuoso. Espero algún día ser suficientemente fluida en japonés para entender los diálogos finales sobre la caldera galáctica en la que está formado el universo. Me gustó encontrar el deseo (el recuerdo del deseo) y las dudas, dos grandes omisiones del anime. Las relaciones entre los personajes son más intuitivas y menos tortuosas, dejando que el pasado en común las guíen sobre la incertidumbre. El destino es más fuerte y también los sacrificios. Ninguna página de sobra. Sin tanta repetición. Ningún trazo flojo. Y cruel a ratos. Es grande.