El Sísifo de todos los días

“Ser amo de casa, en cambio, implica asumir de entrada la absoluta fragilidad de los trabajos humanos, el carácter efímero de cualquier logro: lo que cocinas se digiere (con los consabidos resultados), lo que limpias se ensucia al día siguiente, lo que arreglas se descompone. El puro reino de Sísifo. Es como si, cuando era editor, las erratas se hubiesen regenerado durante la noche; como si mi vida hubiese consistido en despertar cada mañana con la tarea de escribir otra vez el mismo texto de contraportada.”

“Vindicación de la friega”, de Daniel Saldaña París.

This entry was posted in living, words. Bookmark the permalink.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *