Malacostumbrados


Vendrán lluvias suaves en el momento menos esperado. Estaremos tan acostumbrados al calor que nos harán daño. Se meterán por los rincones de nuestros ojos y arrastrarán con lo que se encuentren, desprendiendo venas como si fueran matorrales secos. Harán cuencas molestas en rincones apenas formados y chorros como lombrices que no nos dejarán estar quietos. Vendrán lluvias suaves que nos partirán en dos para encontrar los cauces que los llevarán al suelo. Seremos cóncavos por pura presión del cielo y nos arrepentiremos. Porque estando secos sólo hay que aguantar derechos. Cuando húmedos, cuando mojados, tenemos que acabar en algún lado. Vendrán lluvias suaves y ellas borrarán los contornos —un litro es un litro: sangre, orina, sudor, lluvia— entre la suerte de dejar la sequía y la desgracia de estar inundados.

This entry was posted in fiction, music, words. Bookmark the permalink.

One Response to Malacostumbrados

  1. Gabriela says:

    Dicen que en toda vida, algo de lluvia debe caer. Siempre que sea una lluvia tolerable y no un diluvio, nos servirá para aprender.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *