Resistencia

Trinchera

Dijiste “la guerra ha terminado” con una certeza que llegaba más lejos que cualquier himno. La ciudad jamás te había escuchado con tanta seguridad. Te habías quitado el casco por primera vez en meses y dejabas que la lluvia te hiciera nuevos rizos rubios en la cabeza. Sonreías. Una gran postal de la resistencia civil desde mi propia trinchera. No te escondías de los estruendos, de los que habíamos inventado nosotros. En comparación, la tormenta parecía inofensiva. ¿Habías perdido finalmente la razón después de tanta muerte?

Como una ola, a lo lejos se veía venir la paz. Me miraste y frente a mí hiciste una cuenca con tus manos. El pequeño lago se desbordaba en un río, caída libre sobre tus botas, derroche como recuerdo de otros tiempos. “Aún nuestros peores enemigos”, dijiste, arrogante como siempre, “no podrían resistirse a un domingo lluvioso desde la comodidad de sus camas”.

Para Turbopop.

This entry was posted in fiction, world. Bookmark the permalink.

2 Responses to Resistencia

  1. Gabriela says:

    Y ojalá puedan retomar sus vidas, o mejor dicho, ojalá que la vida pueda retornar a ellos… como antes.

  2. Turbopop says:

    Todas las tormentas pasan.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *